POLÍTICA

Encuesta Radar | Manini Ríos irrumpe con fuerza y divide aun más la Oposición

Según la última encuesta de Grupo Radar, presentada en VTV Noticias por su director, Alain Mizrahi, la aparición de Cabildo Abierto, con el 5% de intención de voto, dificulta el escenario en la oposición y provoca que se redistribuyan los votos.

La encuesta también desprendió que si bien el Frente Amplio continua liderando la intención de voto de cara a las próximas elecciones nacionales, la misma cayó y aumentó la cantidad de indecisos.

 

La intención de voto por partido
El Frente Amplio obtiene un 38% de intención de voto; le siguen el Partido Nacional con 25%, el Partido Colorado con 13%, Cabildo Abierto con 5%, y el Partido Independiente con 2%; el Partido de la Gente, Unidad Popular, el PERI y el Partido Verde Animalista aparecen con 1% cada uno; un 5% dice que votará en blanco o anulado y un 7% no sabe o no quiere contestar la pregunta.

Se presentó además una opción de “otros partidos” con un menú desplegable, y aparecieron algunos casos del Partido Digital, el Partido de Todos, el Partido Orden Republicano, y el Partido de los Trabajadores. Entre todos ellos no llegan al 1% y no se presentan desagregados.

En cuanto a la evolución de la intención de voto, pueden notarse las siguientes tendencias:

  • Entre febrero y marzo cae la intención de voto de los cuatro partidos que venían concentrando la mayor intención de voto: el FA cae 2 puntos (venía creciendo ininterrumpidamente desde agosto 2018), el PN un punto, el PC un punto, y el Partido de la Gente pierde 2 puntos.
  • Aparece Cabildo Abierto con la candidatura muy mediatizada del ex Comandante en Jefe del Ejército Guido Manini Ríos que irrumpe con 5% de intención de voto.
  • Vuelve a aumentar el porcentaje de indecisos, que venía cayendo casi ininterrumpidamente desde octubre de 2017.
  • Los partidos menores sin representación parlamentaria, y particularmente el PERI y el Partido Verde Animalista (Gustavo Salle) ganan lentamente en intención de voto, y entre todos llegan a sumar un 3%. Esto es muy relevante a la hora de la distribución de bancas en el Parlamento, especialmente si ninguno de ellos llegara a obtener una (recordemos que el Frente Amplio consiguió la mayoría parlamentaria en 2014 gracias a que por unos pocos miles de votos el PERI no alcanzó una banca).
  • Está claro que existe un segmento cada vez mayor de votantes que no encuentran una opción que los convenza en la oferta actual, y eso provoca una importante volatilidad en la intención de voto: por un lado el FA crece o decrece “pescando” entre sus ex votantes de 2014 y los nuevos votantes, y por otro lado la Oposición se redistribuye permanentemente sus votantes.
  • Manini Ríos capta rápidamente un sector de votantes del Partido Nacional (ex votantes del sector de Lacalle), del Partido Colorado (ex votantes del sector de Bordaberry) y del Partido de la Gente, pero eso afecta mucho más a este último que cae a su intención de voto más baja desde su aparición en 2016 (aunque también debe haber incidido el episodio de Guillermo Faccello y Gustavo Zubía).
  • Al Frente Amplio prácticamente no lo afecta la candidatura de Manini Ríos.
  • El Partido Independiente no parece haber sido afectado, ni negativa ni tampoco positivamente, por el fracaso de su alianza con Navegantes.
  • En suma, todos los partidos de Oposición, pero principalmente el Partido Nacional y desde hace unos meses también el Partido de la Gente, siguen mostrando serias dificultades en fidelizar a sus votantes, y eso es particularmente notorio cuando se le ponen nombres y apellidos a las candidaturas de todos los partidos. Sigue existiendo un importante contingente de ciudadanos que, estando decididos a votar contra el Frente Amplio, no se sienten “atados” a una divisa partidaria y eligen a uno u otro candidato de Oposición según cuál sea el “menú completo”. Es así que, como veremos más adelante, en un escenario en el que Larrañaga o Sartori fueran candidatos de sus respectivos partidos, podría llegar a suceder que el Partido Colorado fuera el segundo más votado en octubre. Las divisiones internas del Partido Nacional de cara a las internas de junio impactan negativamente en la opinión pública, y eso sigue siendo muy notorio en lo que expresa la ciudadanía en las redes sociales.

Sanguinetti y Talvi vs Lacalle y Larrañaga

Si el candidato del Partido Colorado fuera Sanguinetti la intención de voto del Partido Colorado es dos o tres puntos mayor que si fuera Talvi (2 si el candidato del PN es Lacalle, 3 si fuera Larrañaga). Daniel Martínez obtendría un punto más si el candidato fuera Larrañaga que si fuera Lacalle. En cuanto al Partido Nacional, sufre variaciones importantes según cuál sea la combinación de candidatos PN-PC: la diferencia entre ambos puede ser de tan solo 1 punto (Larrañaga-Sanguinetti) hasta 16 puntos (Lacalle-Talvi).

Martínez o Cosse

En la gráfica a continuación mostramos dos escenarios con diferentes candidatos del Frente Amplio: Daniel Martínez o Carolina Cosse. Los demás se mantienen iguales: Lacalle y Sanguinetti. Lo que se observa es una diferencia mínima entre la intención de voto de ambos posibles candidatos del FA, lo cual muestra una “fidelidad” mayor del votante del FA a quien sea el candidato del Partido, al menos entre estas dos opciones. 

Lacalle, Larrañaga o Sartori

En la gráfica a continuación mostramos tres escenarios posibles manteniendo fijos a los candidatos del FA y del PC – Martínez y Talvi – y variando el del Partido Nacional. Aquí se ve aun más claramente las dificultades que tiene el Partido Nacional para fidelizar a sus votantes: su intención de voto oscila entre 19% y 27% según si el candidato es Sartori o Lacalle, y la de Talvi entre 11% y 16%. Esto refuerza una vez más nuestra teoría acerca del cada vez menor apego a las divisas partidarias: de la misma forma que se ha especulado mucho acerca de los “votos prestados” del PC al FA, hoy podemos hablar de los “votos prestados” del PC al PN y que podrían volver, al menos parcialmente, si el candidato del Partido Nacional no los convence. Es más, muchos ya volvieron al impulso de la la reaparición de Sanguinetti y de la candidatura renovadora de Talvi, y eso dificulta que el Partido Nacional acorte distancias con el Frente Amplio. Por el contrario, la candidatura de Sartori, también percibida como renovadora, no parece estar contribuyendo al crecimiento de la intención de voto del Partido Nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *