LOCALES

Escuela de tiempo completo en Gregorio Aznárez ahora cuenta con nuevos techos, comedor, aulas y área de deportes

La escuela de tiempo completo n.° 17, de Gregorio Aznárez, en el departamento de Maldonado, estrenó comedor y cocina, además de mejoras en galerías exteriores y techos de salones, canchas de deportes e invernáculo. Su directora, Mónica Frachia, precisó que desde la construcción de este centro, en 1941, no había sido remodelado y que los 170 niños que asisten entre las horas 08:30 y 16:00 ganaron en seguridad y confort.

Las obras de remodelación de la escuela n.° 17 de Gregorio Aznárez comenzaron en abril de 2018 y culminaron en los primeros días de mayo pasado, lo cual implicó convivir varios meses con el proceso de reforma.

“Lo pudimos llevar adelante con tranquilidad y mucha seguridad”, relató Frachia a un equipo de la Secretaría de Comunicación Institucional que recorrió el centro ubicado en el departamento de Maldonado, 85 kilómetros al este de Montevideo. La escuela será reinaugurada el 24 de este mes, a la hora 16:00, con la presencia de autoridades de la educación.
   
Toda la escuela fue remodelada, a fin de un mejor funcionamiento bajo el modelo de tiempo completo. La obra incluyó la recuperación del salón comedor y cocina, así como la construcción del pasillo de entrada y de galerías exteriores y la mejora de los salones. Además se construyó una cancha de cemento para la práctica de deportes y en breve se colocará césped en la de fútbol, a la que se le instalaron arcos.

Desde su inauguración, en 1941, la escuela estaba techada con cielorraso de madera. “Desde esa época no se había hecho nada más, fueron muchos años sin ninguna reforma”, recordó.

A este centro asisten 170 niños provenientes de Gregorio Aznárez y de otras localidades ubicadas en un radio de diez kilómetros, como por ejemplo, Dos Puentes, en el límite entre Maldonado y Canelones, y Cerros Azules, ubicada sobre la ruta 9, a la altura del kilómetro 90. La matrícula se incrementó en el último año, ya que en 2018 totalizaba 140 alumnos; se aguarda que esta tendencia continúe, ya que será poblada un área de Colonización. Los alumnos, de jardín de 4 años a 6. ° grado, concurren entre las horas 08:30 y 16:00.

En ese horario, además de las actividades curriculares reciben desayuno, almuerzo y merienda, concurren a talleres de artes plásticas, teatro y música, inglés y educación física. Además trabaja allí una maestra itinerante de apoyo provista por la escuela especial n.° 54, de Pan de Azúcar.

“La reforma nos cambió mucho en lo que hace a la alimentación de los escolares”, explicó Frachia. “El beneficio de esta obra es enorme, pues ellos tienen un lugar para expresarse en los patios y la comodidad de las aulas con grupos reducidos hace que la atención sea más personalizada”, agregó.

Esa escuela cuenta con un invernáculo donde los niños cultivan con sus maestros, tarea que es vinculada con los contenidos curriculares, de forma de generar prácticas respecto a tareas de campo y cuidado del ambiente. Esa experiencia, supervisada por estudiantes y maestros de la Escuela Agraria de la Universidad del Trabajo del Uruguay, en muchos casos ha motivado a los niños a cursar estudios afines. Así, muchos alumnos de 6.° grado preinscribieron en la Escuela Agraria para continuar sus estudios de enseñanza media; los demás asistirán al liceo de Piriápolis.

“Antes de la obra existía un invernáculo, pero era mucho más precario. Ahora los chiquilines están más motivados, con otro tipo de interés”, agregó la directora, quien explicó que lo que allí se produce es consumido luego por los niños en el comedor de la escuela. “Se convirtió en un trabajo en red muy fructífero”, sostuvo.

 

 

One Response

  1. Sin dudas una hermosa escuela. No me arrepiento de hacer 24km dos veces al día para llevarlo a mi hijo. Lo hacemos con mucho esfuerzo pero con mucho orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *