POLÍTICA

Darío Pérez decidió apoyar la consulta para echar por tierra la ley de riego

Además, anunció que no votará el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile cuando se discuta en el Plenario del Frente.-

No le molesta la chapa de rebelde. Pero detesta que le digan “rebelde sin causa”. Darío Pérez sostiene que cada vez que se le ha plantado firme a su partido, el Frente Amplio, ha sido con argumentos. “Por eso no me va a temblar el pulso ni la lengua de seguir plantándome. Porque soy coherente conmigo y con mi historia”, dijo ayer en declaraciones a El País tras una reunión de su sector.

El legislador frenteamplista anunció que no votará el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile cuando se discuta en el Plenario del Frente, y que se movilizará y apoyará la juntada de firmas para echar por tierra la ley del gobierno sobre riego, y alertó de una “movida privatizadora” disfrazada que el gobierno de Tabaré Vázquez está llevando adelante.

A esto se suma la ya anunciada decisión de no apoyar el proyecto de ley de reforma de la Caja Militar que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento el año pasado. Estas definiciones fueron adoptadas ayer en un secretariado de su sector, la Liga Federal.

El legislador se ha transformado en una voz contraria a varias decisiones que el Frente Amplio pretendió impulsar. El proyecto de ley que legalizaba el aborto y la regulación del mercado de marihuana son algunos de los casos.

Esta postura le ha costado críticas desde la interna frenteamplista. “Rebelde he sido desde niño. Pero yo creo que siempre por causas justas. De cada una de mis rebeldías te puedo dar fundamentos. Lo único que he hecho es ser coherente conmigo y con la línea histórica del Frente”, dijo Pérez, y criticó a varios frenteamplistas que a su entender hoy no se pueden mirar al espejo porque no se reconocerían.

En esa lista puso a la cabeza al ministro de Economía, Danilo Astori. “Las cosas que decía Astori unos años atrás, en campaña incluso, no tienen nada que ver con las que dice ahora. Sé que el mundo ha cambiado. Lo que no entiendo es que venga el Banco Mundial, el Fondo Monetario y sanmenecucho internacional, y nosotros tengamos que hacer siempre así”, dijo, agachándose hasta llegar al piso. “Resístete hermano, por lo menos un poquito”, agregó.

No privatizar.

Pérez comentó que la pérdida de “resistencia” y el olvido de la línea histórica del Frente están llevando al gobierno de Vázquez a tomar acciones soslayadas de privatizar puntos clave del Estado. “El del agua es uno claro, además de los riesgos ambientales que conlleva el proyecto”, opinó.

Pérez sí votó el proyecto cuando se discutió en el Parlamento y dijo que allí se logró incluirle varias modificaciones. Ahora entiende que es bueno apoyar la consulta popular que impulsa el sindicato de trabajadores de OSE para que sea un tema que defina la ciudadanía. “Si el Frente apoyó el plebiscito por el agua en 2004, no veo por qué no apoyar esta iniciativa”, sostuvo.

Pero el líder de la Liga Federal no se quedó allí. A su entender en el Banco República (BROU) también se están privatizando temas claves de la gestión. “En el BROU ellos la quieren disfrazar, pero se están haciendo privatizaciones, y un banco que si bien digitalmente está presente, en el territorio se viene achicando”, comentó en referencia a la reestructura del banco que eliminó varias sucursales en diferentes departamentos.
Otro de los puntos que tocó fue en referencia a Ancap. Recordó que quieren dejar sin efecto el traslado de combustible a

Paysandú con la barcaza de propiedad de la empresa. “Es algo estratégico que tiene que estar siempre en manos del Estado, nunca con posibilidades de que un privado te pueda agarrar de donde quiera”, opinó.

Por este punto es que discrepa con la ley de riego que a su entender tiene una visión muy “economicista”, permitiendo a privados crear embalses y represas. “El agua tiene que estar en manos del Estado. Si hoy ya tenemos problemas, no me quiero ni imaginar en el futuro”, dijo el legislador.

Con el TLC con Chile también tiene temores, al igual que la mayoría de la bancada del Frente Amplio. “Nosotros preferimos cuidar la poca industria que tenemos. El acuerdo con Chile nos puede llevar a implicar en cuestiones complicadas”, opinó.

Pérez sabe que hoy su grupo es un voto más dentro del partido de gobierno. Pero confía en crecer, manteniendo la coherencia y defendiendo las históricas banderas de la coalición de izquierda. “Se empieza desde abajo. Jesucristo empezó con 12 (apóstoles), y mirá lo que fue”, concluyó.

Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *