INTERNACIONALES

Presidente Vázquez fue reconocido por la Universidad Nacional de Rosario con título Doctor Honoris Causa

La Universidad Nacional de Rosario, en Argentina, entregó este martes 30 el título Doctor Honoris Causa al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en reconocimiento a su labor en la defensa de la democracia, su trabajo en pos de los derechos humanos y su compromiso con la salud pública y la educación. Es la primera vez en sus 50 años de vida que esa casa de estudios otorga este galardón a un mandatario en ejercicio.

En un acto realizado en la sede de la Bolsa de Comercio de Rosario, en la oriental provincia argentina de Santa Fe, el presidente Vázquez recibió el título Doctor Honoris Causa, máximo galardón otorgado por la universidad estatal de esa ciudad, una de las tres urbes más pobladas de ese país.

El título al mandatario uruguayo se le otorgó por su labor en defensa y militancia por la democracia, como herramienta para la transformación social, así como su férreo trabajo en pos de los derechos humanos y dignidad de las personas y su constante compromiso en materia de la salud pública.

También fue reconocido por su compromiso con la educación pública y los colectivos más vulnerables, como lo demuestran la creación de programas para erradicar el analfabetismo y ampliar la culminación de estudios primarios y secundarios, así como el acceso universal a estudios superiores.

A la ceremonia organizada por la estatal Universidad Nacional de Rosario asistieron también su esposa, María Auxiliadora Delgado, el vicecanciller Ariel Bergamino y el embajador de Uruguay en Argentina, Héctor Lescano, quienes luego se trasladaron a otro recinto de la Bolsa de Comercio, donde Vázquez recibió otro reconocimiento, este de parte de la Fundación Ciencias Médicas de Rosario “Profesor Doctor Rafael M. Pineda”.

El decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Ricardo Nidd, destacó en su discurso la distinción a Vázquez por parte de la Organización Panamericana de la Salud con el Premio Héroe de la Salud Pública de las Américas de 2018. “Un ejemplo noble e histórico por su postura firme contra las empresas tabacaleras”, indicó.

Nidd subrayó que Vázquez es el primer presidente en ejercicio en recibir la máxima distinción de la Universidad Nacional de Rosario en sus 50 años de existencia. “Este reconocimiento se enmarca en la celebración del centenario de la reforma universitaria de 1918 (…) Tabaré, un indiscutido hijo de la universidad pública, representa el espíritu liberador y latinoamericanista de la reforma”, expresó.

El mandatario uruguayo agradeció el galardón. “Recibo este doctorado honoris causa en lo que tiene de reconocimiento académico, pero sobre todo en nombre del pueblo uruguayo, ese país apacible pero apasionado de la libertad, la democracia y la república, en cuyo sistema de educación pública me formé como profesional pero sobre todo como ciudadano, porque la tarea de las universidades no es solo formar profesionales, es formar ciudadanos”.

Agregó que no llegó solo a este podio sino gracias a “fundamentales anónimos y también con nombre, como mi esposa, mi familia, mis docentes, discípulos, colegas, colaboradores, amigos y pacientes, muchos de ellos, que aún en la enfermedad han sido maestros en la vida”, reflexionó.

Dijo que honrará el título recibido trabajando desde sus valores, convicciones, saberes, competencias y responsabilidades. “En mi caso, intentaremos continuar haciendo lo que estamos haciendo y, en lo posible, hacerlo mejor, pues ya es un poco tarde para mí para volver a empezar, pero también siento que es un poco temprano para renunciar a estos principios y valores”, añadió.

En materia de salud pública, Vázquez señaló que aún resta mucho por hacer en áreas como la prevención, diagnóstico temprano, tratamiento de enfermedades no transmisibles en su conjunto y del cáncer, en particular.

“El mundo está viviendo esa tremenda pandemia de las enfermedades no transmisibles, responsables de más de las dos terceras causas de morbimortalidad en el mundo, y el cáncer por ejemplo, mata por año más de siete millones de personas, mucho más de las que murieron en las dos guerras mundiales juntas”, alertó.

Luego señaló que, con el avance tecnológico e industrial, los vectores de esas enfermedades pasaron a ser las empresas multinacionales tabacaleras, “que no ahorran el esfuerzo en matar a sus propios clientes”. “Hay mucho por hacer como médicos y profesionales”, abundó.

“También tenemos mucho para hacer como ciudadanos, porque si bien la enfermedad es un asunto de médicos, la salud es un asunto de la sociedad en su conjunto y la ciudadanía en una condición que está muy por encima de cualquier diploma, un oficio que trasciende cualquier profesión”, sostuvo.

El presidente Vázquez agregó que, para revertir la creciente mortalidad del cáncer y otras enfermedades no transmisibles, es absolutamente imprescindible diseñar políticas públicas serias y responsables, que puedan ser evaluadas, que informen y eduquen a la población. “Los gobiernos tienen que ser conscientes de esa realidad”, advirtió.

Es necesario implementar estrategias sistémicas para abatir la pobreza, generar inclusión social, promover educación, impulsar hábitos de vida saludable, sistemas de salud integrados, con programas nacionales de prevención primaria, detección primaria, diagnósticos a tiempo, tratamiento, rehabilitación y seguimiento de estas enfermedades, continuó.

“Si la sociedad no siente que estas políticas no las asume como propias sus resultados tal vez no sean los peores, pero tampoco serán los mejores posibles”, aseguró.

Si los decretos o leyes no encuentran consensos sociales, terminan durmiendo en el cajón de un escritorio, puntualizó en otro tramo de alocución. “En Uruguay, la lucha contra el tabaco ha sido exitosa, pero ese logro no fue de este gobierno, fue de la sociedad uruguaya en su conjunto, por eso este país es el primero libre de humo de tabaco en América Latina y sexto en el mundo”, destacó.

Más adelante resaltó algunos de los proyectos de investigación desarrollados por la Universidad Nacional de Rosario, tales como, el de factores ambientales en el cáncer y otro acerca de los sociales de riesgo asociados a esa enfermedad.

En ese sentido, Vázquez recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional del Cáncer establecían en 2000 que la mitad de las nuevas apariciones de casos de esa enfermedad se darían en el mundo industrializado y parte en el Sur en desarrollo.

No obstante, un nuevo estudio de la OMS proyecta para 2030 que el 75 % del cáncer se registrarán en países en desarrollo, precisó. “Vaya si incidirá la pobreza; necesitamos el trabajo de la comunidad y políticas inclusivas para avanzar y que ninguno quede atrás”, apuntó.

“En correspondencia con este título Doctor Honoris Causa, permítanme compartir mi convicción y confianza en un mejor y posible futuro, y reiterarles mi compromiso de construirlo juntos”, reflexionó.

Vázquez reflexionó sobre los profesionales formados en las universidades sin conciencia que, dijo, van en un camino equivocado, al igual que los países sin democracia quienes que “también anidan en su seno la ruina de sus naciones”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *