LOCALES

El éxito del Festival de Cine “Piriápolis de Película” es notorio

Desde la primera edición, mucho más pequeña, hasta la de este año, ha crecido considerablemente en cantidad y en calidad.
Pilar Torrado, del Departamento de Prensa y Relaciones Públicas del Argentino Hotel, dijo en La Tarde de RBC, en charla con Agustina Flores, que seguramente para la próxima edición se cuente con más amplias instalaciones, teniendo en cuenta la proyectada reforma del edificio.

Balance de tres días de fiesta del cine

 El mejor cine de la región y de Iberoamérica se dio cita para celebrar la décimo quinta edición del Festival Internacional Piriápolis de Película que tuvo lugar del pasado 10 al 12 de agosto en el Argentino Hotel de Piriápolis.

Destacadas figuras del mundo del cine estuvieron participando del evento que ofreció más de sesenta producciones entre cortos y largos de veinte países, en las distintas secciones, a lo largo de tres intensas jornadas.

El Festival comenzó a sala llena con la avant-première de la producción La novia del desierto, realización argentino-chilena de Cecilia Atán y Valeria Pivato, quienes acompañaron a Paulina García, destacada actriz chilena a quien el festival entregó un Premio a la Trayectoria. La película acaba de recibir en Argentina el Cóndor de Plata que otorga la crítica especializada, como Ópera Prima y al actor de reparto para Claudio Rissi, quien también estuvo presente y fue distinguido en el festival por su aporte al cine.

El premio a Paulina García, fue entregado por Manuel José Saldías, encargado de Asuntos Culturales de la Embajada de Chile, representación diplomática que apoyó la visita de la actriz, junto a la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores chileno. Lo acompañó en el acto René Pereira directora del Argentino Hotel.

El Festival rindió este año tributo a varias reconocidas figuras femeninas del mundo del cine y el espectáculo.  Es así que el Premio del Municipio de Piriápolis fue entregado a la actriz argentina Mercedes Morán, con una destacada labor en cine, teatro y televisión y que acaba de ser premiada por el filme Sueño de Florianópolis, de Ana Katz, como Mejor Actriz en el prestigioso Festival de Karlovy Vary y estuvo en Piriápolis luego de pasar por el Festival de Locarno, donde presentó Familia sumergida, de María Alche, otro de sus filmes recientes. El premio fue entregado por el concejal Alberto Miranda en representación del Municipio de Piriápolis y participó Jorge Céspedes, Director de Cultura de la Intendencia de Maldonado.

En esta edición el festival puso especial énfasis en el aporte de la mujer al cine y por tal motivo se entregó además un Premio a la Trayectoria, a la productora y realizadora argentina Lita Stantic, quien acompañó en casi toda su obra a la recordada María Luisa Bemberg y promovió los inicios de cineastas como Lucrecia Martel, Adrián Caetano y Pablo Trapero. Uno de los títulos más emblemáticos que produjo es Camila, de la Bemberg con la recordada dupla de Susú Pecoraro e Imanol Arias. Como parte del homenaje se exhibió la versión recientemente restaurada de este verdadero clásico del cine argentino que fuera candidato al Oscar. Participó en el acto Martín Papich, Director del ICAU y Juan Gabriel Méndez por el Argentino Hotel.

El Festival también otorgó un Premio Especial a la Trayectoria al realizador argentino Marcos Carnevale, conocido por la recordada Elsa y Fred, protagonizada por China Zorrilla. El premio fue entregado por Juan Gabriel Méndez del Argentino Hotel y por el Ing. Rodrigo Díaz, Director Nacional de Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual del MIEM.

El cineasta tuvo además un interesante diálogo con el público y la prensa, en una mesa donde participó el especialista Alfred Friedlander. Allí reveló una especial historia con una mujer, recientemente fallecida, que vivía en Piriápolis e inspiró un próximo proyecto que va a realizar.

Uno de los títulos más destacados que se presentaron fue Las Herederas, ópera prima del paraguayo Marcelo Martinessi, coproducción internacional entre Paraguay, Uruguay, Brasil, Alemania, Noruega y Francia, que obtuvo cinco distinciones en el pasado Festival de Berlín, incluyendo el Oso de Plata a Mejor Actriz para Ana Brun. La actriz fue acompañada por las coprotagonistas Margarita Irún y María Martins y la presentaron junto al productor Sebastián Peña Escobar y a los coproductores uruguayos  Agustina Chiarino y Fernando Epstein, de Mutante Cine. La película retrata con sensibilidad la relación de una pareja de maduras mujeres, pertenecientes a una clase acomodada venida a menos, que enfrentan dificultades económicas y un cambio en sus vidas. El filme ha cosechado lauros en otros festivales, como en el reciente Festival de Lima.

También se ofreció la comedia Las Vegas, que fue presentada por su director Juan Villegas, a quien acompañó la productora y cineasta Celina Murga. El filme protagonizado por Pilar Gamboa y Santiago Gobernori, abrió el pasado Festival Bafici.

La coproducción brasileño – uruguaya Severina, de Felipe Hirsch, con un destacado elenco internacional encabezado por los argentinos Carla Quevedo y Javier Drolas, el uruguayo Daniel Hendler, y el chileno Alfredo Castro y rodaje en Montevideo cerró a sala llena el festival el domingo 12 a  la noche.

Para el público infantil hubo una función especial de Natacha, la película, realizada por Fernanda Ribeiz y Eduardo Pinto que se inspiran en la serie de libros del escritor y cantante Luis Pescetti y tiene en el elenco a la niña Antonia Brill, junto a Julieta Cardinalli y Ana María Picchio.

La programación incluyó varios documentales de indudable interés, que fueron acompañados por un público que desbordó las salas.  Es así que la turbulenta vida de Blanca Luz Brum, es indagada por el argentino Pablo Zubizarreta en No viajaré escondida, en la cuál a través de testimonios y materiales de archivo, se revelan aspectos desconocidos de la increíble personalidad de esta mujer nacida en Pan de Azúcar. El filme coproducido por Virginia Hinze y Lucía Gaviglio, fue acompañado por una mesa redonda posterior en la que participaron el director junto a especialistas,  historiadores y comunicadores como Blanca Rodriguez, Graciela Sapriza, Hugo Achúgar y Alberto Piñeyro.

Una de las mayores ovaciones del festival se la llevó la sensible producción Down para arriba, en la que el conocido actor y director Gustavo Garzón rescata la inspiradora experiencia de unos chicos con síndrome Down, incluidos sus hijos mellizos, que preparan un espectáculo teatral. Presentada en su estreno internacional, el filme despertó el sincero aplauso y la admiración del público presente.

También fue muy bien recibido Soy lo que quise ser. Historia de un joven de 90, de Mariana Scarone y Betina Casanova, que se centra en la figura del cineasta José Martínez Suárez; un divertido y revelador viaje a los recuerdos de un hombre que dedicó su vida a la pasión cinéfila y que hoy, ya nonagenario, dirige el Festival de Mar del Plata.

La pasión por el cine también estuvo en el centro de Las cinéphilas, elogiada producción que presentó la directora  María Álvarez, en la que retrata las vivencias de veteranas mujeres en distintos países, incluido Uruguay, que alimentan su amor por el cine clásico en largas sesiones cineclubísticas.

El cine uruguayo marcó su presencia a través de una exhibición especial de Agridulce, de Carlos Conti, que testimonia sobre la figura del actor y transformista Luis Magallanes, conocido por su extravagante personaje de Dulce Polly. La presentación estuvo a cargo del director, su protagonista y la productora Francesca Casariego.

Varias figuras del cine nacional estuvieron participando del festival. Entre los más destacados estuvieron la actriz Verónica Perrotta, el actor Néstor Guzzini, el actor Álvaro Armand Hugón, el realizador Walter Tournier y la realizadora y docente  Gabriela Guillermo.

Secciones, cortos y talleres

El tradicional espacio destinado al cine fantástico y de género terrorífico, Fantapiria, en su décimo cuarta edición ofreció Habitación Tangencial, producción del sueco Bjorn Engström, la elogiada producción argentina Aterrados, que fue presentado por su director Demián Rugna y en homenaje al fallecido director español Antonio Mercero, tuvo lugar la exhibición de la producción Tobi (1978), que cumple sus 40 años, y es una de esas películas que mejor lo representan. También se exhibió el corto documental El traje de Superman, de Juan Manuel Díaz Lima, sobre la figura de la vestuarista Yvonne Blake, ganadora del Oscar por su labor.

Por tercer año el Festival ofreció un espacio al cine de los países de Europa del este a través de una presentación organizada por el Festival de Cine “Al Este de Lima”, que coordina la peruana Ada Quinteros y el francés David Duponchel y que tiene también versiones en otros países como en Argentina con “Al Este del Plata”. Se ofrecieron las películas ganadoras de la reciente novena edición de “Al Este de Lima”, incluyendo la rusa Cercanía (Closeness), del ruso Kantemir Balagov; un denso drama en agreste ambiente del Cáucaso, el documental Soy Gagarin, del ruso Ola Darfy, que obtuvo el premio del público (fue presentada en la casa de la Cultura de Piriápolis), a los que se suma la producción peruana Gen Hi 8, de Miguel Miyashira, largometraje testimonial ganador de la competencia.

La especialista Victoria Chiaffone, quien junto a Marcelo Páes, coordina la tradicional Sección Otrocampo, destinada al cine más independiente, desafiante y experimental de la vecina orilla, trajo este año  una importante selección integrada por La película infinita, de Leandro Listorti, hecha con fragmentos de aquellas películas del cine argentino que nunca fueron terminadas y  Réquiem para un film olvidado, en la que Ernesto Baca brinda una reflexión sobre su propia obra, hecha en fílmico que abarca más de dos décadas.  La acompañó la realizadora Melisa Aller, una de las cineastas latinoamericanas del experimental más relevantes, que presentó Las decisiones formales y una serie de sus últimos cortos, exhibidos en un taller dedicado al tema y hechos en super 8 que dan una idea bien clara de su marcada y personalísima poética. También se conoció Lo que tenemos, la más reciente creación de Paulo Pécora, de quien se vieron además varios cortos experimentales.

El Foco de Cine Inusual, coordinado por Silvia G. Romero y Fabián Sancho, ofreció Diamantis, producción brasileña realizada por el argentino Eloy González, el documental Mi tía Toty, una mirada a la experiencia de la vejez a través de la vida de Toty Rodríguez (presentada en la Casa de la Cultura de Piriápolis) y además se vio el documental sobre el mundo del surf Viejo perro, del chileno Rodrigo Farías Moreno.

Más de trescientos trabajos se presentaron para la tradicional Competencia Iberoamericana de Cortos, que incluye cortometrajes de la región e internacionales.  El Jurado Oficial integrado por el cineasta y docente argentino Bebe Kaimin, el periodista y programador argentino Fernando Brenner, y la docente, investigadora y doctora en cine brasileña Fatimarlei Lunardelli, distinguió (ex-aequo) a Sucedió en el cielo, del realizador cubano Oldren Romero y El vestido de Myriam, de Lucas Rossi por Brasil, premio que fue recibido por Marcos Santuario del Festival de Gramado. Como Mejor Corto Uruguayo resultó premiado Montevideo soul, de Fabián Rojas y Mercedes Cosco, presentado por la Universidad Católica UCUDAL. El premio incluye un voucher para locaciones otorgado por el Argentino Hotel. Hubo además una Mención especial para la animación Una idea de Juan Paulin, de México.

Por su parte un jurado estudiantil, integrado por Maite Cambra, Camilo Argimón y Agustina De Vera, tres jóvenes estudiantes de la Licenciatura de Medios Audiovisuales de Playa Hermosa., distinguió como Mejor corto Iberoamericano a El hundimiento del Titanic, de Fernando Pérez y Ezequiel Vega (Argentina) y Mejor Corto Nacional para Hace frío en Barcelona, de Ilén Juambeltz, presentado por la ECU.  Hubo además menciones para Telentrega, de Roberto Burd (Brasil), para Marejada, de la mexicana Vanessa Palacios y para Las manos que ríen, del peruano Tomás Orrego.

Como novedad se instauró el Premio ICAU – RECAM, consistente en la compra de derechos de exhibición para la Red de Salas del Mercosur. El premio fue determinado a partir del voto del público asistente y resultó ganadora la producción argentina Maracanazo, de Alejandro Zambianchi.

Entre la abundante oferta del festival se ofrecieron los recientes premios del 46° Festival de Cortos de Huesca, uno de los más importantes de España y del mundo, en una presentación a cargo de Sheila Pérez Murcia, del Centro Cultural de España.

El Salón Dorado se vio colmado con la exhibición, por segundo año consecutivo, de una selección de trabajos del estudiantado del Bachillerato Audiovisual y de la flamante Tecnicatura en Producción Audiovisual, del Polo Educativo Tecnológico (PET) Arrayanes, coordinados por Pepi Goncalvez.

De la producción departamental se ofreció además una selección de Maldonado Filma, surgidos a partir del llamado en 2017 para los Fondos de Incentivo Audiovisual, creados por la Dirección de Cultura, de la Intendencia de Maldonado. Se presentaron los cortos de ficción El faro y La playa el corto documental Cuando nadie nos visita, y el mediometraje Memorias de Cerro Negro.

Desde Argentina llegó una selección de cortos del Festival Hacelo Corto que cuenta con una trayectoria de dieciséis ediciones anuales consecutivas, realizado por el Programa Medios en la Escuela, Ministerio de Educación, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y fue presentado por Directora Alejandra Alliaud.

Los ya clásicos talleres Uruguay Campus Film, coordinado por Víctor Vicente, fueron otro éxito del festival y uno de sus puntos altos para estudiantes y gente de cine.  Hubo un Taller de dirección de actores a cargo del reconocido docente, guionista, realizador y director de actores, el británico Anthony Fletcher y del cineasta Gustavo Hernández (La casa muda, Dios local, No dormirás) y además hubo una charla de la destacada Directora de Arte Cristina Nigro, sobre cómo se piensa desde el arte un proyecto audiovisual.

Como exhibiciones especiales se presentó un recuerdo en homenaje a dos grandes del cine brasileño y latinoamericano, los realizadores Nelson Pereira dos Santos y Roberto Farías, recientemente fallecidos y visitantes del festival en anteriores ediciones.

El Director del ICAU, Martín Papich, se refirió a los diez años del Instituto de Cine y Audiovisual de Uruguay y la ley de cine que dio origen a su creación.

El cineasta brasileño Paulo Nascimento, llegó especialmente invitado y ofreció un anticipo de la miniserie “Chuteira Preta”, que será presentada en el próximo Festival de Rio.

El especialista local Pablo Reborido trajo un curioso material, una documental turístico realizado en 1955 por Carlos Bayarres sobre Piriápolis y el Argentino Hotel.

Periodistas y críticos de varios medios locales, nacionales y de la región llegaron especialmente para realizar una amplia cobertura del festival.

Mucho material de interés se puede encontrar en la Revista Piriápolis de Película, con abundantes notas sobre las películas y entrevistas a los homenajeados, detalles de la programación y materiales destinados a cinéfilos y el público en general.

Toda la información de la programación se  también puede acceder a través de la página web www.piriapolisdepelicula.com  y en el Facebook Festival Piriápolis de Película .

La Dirección Artística del evento estuvo a cargo de Jorge Jellinek y el Prof. Gustavo Iribarne, y la coordinación a cargo de Pilar Torrado (Dpto. de Prensa  Argentino Hotel Casino & Resort)  y  Susana Trías (Dpto. de Cultura Argentino Hotel Casino & Resort).

La empresa Efecto Cine, con la coordinación de Diego Parodi, fue la responsable de la excelente calidad de imagen y sonido en las proyecciones.

Se contó con el apoyo del Instituto de Cine y Audiovisual del Uruguay (ICAU), y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina (INCAA), además de la Declaratoria de Interés del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), del Ministerio de Turismo, del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), ANTEL, la Intendencia de Maldonado y el Municipio de Piriápolis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *