SALUD

Salud Pública y usuarios evalúan prestaciones para priorizar su incorporación al Fondo Nacional de Recursos

El Ministerio de Salud Pública (MSP) elabora un sistema para priorizar las prestaciones médicas a financiar por parte del Fondo Nacional de la Salud y al Fondo Nacional de Recursos. Para ello, se reunió este miércoles 20 con unas 70 asociaciones de usuarios.

El ministerio consultó a unas 30 cátedras de la Facultad de Medicina, de distintas especialidades, para que opinaran sobre las prioridades a tener en cuenta para agregar nuevas prestaciones al Plan Integral de Atención a la Salud. A su vez, se abrió la discusión a más de 70 asociaciones de usuarios para que pudieran incorporar sus puntos de vista en la priorización de las prestaciones.

A través de esa consulta, se creó una matriz de priorización que define qué criterios tomará Salud Pública para jerarquizar el ingreso de medicamentos y procedimientos para agregar al Plan Integral. Se estableció un conjunto de variables y se abrió a debate y discusión de las cátedras y los movimientos de usuarios. Esa reunión se cumplió este miércoles 20 en la sede central del ministerio. Basso recordó que esto se hizo con los medicamentos de alto precio y ahora se realizará con los procedimientos de diagnósticos, terapéuticos, mejora de la cobertura o sustituciones de procedimientos.

El secretario de Estado dijo a la Secretaría de Comunicación Institucional que la reforma sanitaria aspira a brindar mejores servicios y de mayor calidad, con una administración eficiente y con los aportes de la población. “Nosotros tenemos un gran desafío, que es, con todo el dinero que recaudamos, lograr la mayor cantidad de prestaciones, mejorar la calidad del gasto y de la atención”, señaló. En ese sentido, resaltó que el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) cuenta con 43 prestadores que atienden a 3,5 millones de personas, cifra muy destacada entre las reformas sanitarias a nivel mundial, según comentó, lo que representa “un desafío desde el punto de vista de la gobernanza del sistema, para ver cómo cada una de esas instituciones, con distintas dimensiones, culturas y perfiles de usuarios, cumplen en tiempo y forma con sus obligaciones”.

“A nosotros nos parece muy importante no solamente los movimientos de usuarios nacionales que participan tanto en la Junta Nacional de Salud como en el directorio de ASSE, sino también estas organizaciones que se nuclean en torno a algunas patologías y enfermedades”, enfatizó. Como los recursos son finitos y no permiten resolver todos los problemas a la vez, lo más adecuado es involucrar a los usuarios y a la academia en este ejercicio de priorizar las prestaciones más relevantes y necesarias, complementó.

El ministro aclaró que en algunos casos las prestaciones serán incorporadas al Fondo Nacional de la Salud (Fonasa), para que sean brindadas por todo los prestadores, mientras que, en los casos de procedimientos o medicamentos de alto precio, deben financiarse por el Fondo Nacional de Recursos. Al estar reguladas, el sistema establecerá un costo, que puede ser cero o estar subsidiado, y no quedan librados a que cada prestador fije su precio.

Ahora el compromiso es trasladar la información a las asociaciones de usuarios, con base en la matriz de priorizaciones sobre las prestaciones, y el listado según su prioridad, y establecer una hoja de ruta para su incorporación al Fondo Nacional de Recursos para su financiamiento, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *